domingo, 13 de abril de 2014

El Majal Blanco

Bosques de Carrascas del Majal Blanco.


Son unos de los más importantes de la Región de Murcia.

La Sierra de Carrascoy se llama así porque la carrasca era un árbol muy abundante hace siglos.

Las raíces de estos árboles protegen el suelo y permiten que crezcan gran cantidad de arbustos como el romero y el espino negro.

Las carrascas del Parque Forestal Municipal son la prueba de cómo eran los bosques de Murcia cuando el clima era más húmedo.

Estos árboles no pierden las hojas, y éstas tienen forma casi redondeada. Son de color verde por su cara superior (haz) y blanca por la cara inferior (envés).

Su madera es muy fuerte y hace siglos se utilizó para construir barcos, como combustible en hornos de leña y para fabricar carbón vegetal.

El fruto de las carrascas es la bellota, que sirve de alimento a muchos animales como el ratón de campo, la ardilla o el jabalí.



El suelo rojo del Majal Blanco.

Se formó hace millones de años, cuando Murcia tenía un clima tropical.


El suelo es el sustento de la vida y se va formando por la acción del clima y los seres vivos.

Todos los suelos no son iguales. En el Majal Blanco hay muchas clases de suelo diferentes y algunas se pueden distinguir por su color.

Los suelos están formados por capas paralelas que se llaman horizontes y que se diferencian en el color o en el aspecto que tienen.

Los suelos rojos son de este color porque tienen hierro que se ha ido "enrobinando" (oxidando). En ellos hay mucha vegetación ya que las raíces de las plantas encuentran mucho alimento.

Como son suelos tan antiguos, se les llama Paleosuelos.