martes, 17 de septiembre de 2013

Senderismo por el Portús, Cabezo Aguja y La Muela

Salida desde la población de El Portús, por el GR92 que pasa por detrás del antiguo Cuartel. Está muy bien señalizado y se nota que fue re-pintado recientemente. Salgo bien temprano pues aunque la ruta de hoy es más bien corta, es también algo difícil y no se puede ir muy deprisa por lo que no quiero que se me haga muy tarde y apriete bastante el calor.

Por eso, ahora está casi de noche aún. Sigo el GR por las rocas y acantilados, en dirección al Cabezo de la Aguja, que es mi objetivo. La senda pasa junto a acantilados y por algunos barrancos que bajan de La Muela. En un sitio del recorrido hay puesta una cadena atornillada a la roca para ayudarse a cruzar las rocas por las que hay que cruzar: aunque ahora están secas y no hay mucho peligro, estoy seguro que cuando estén húmedas y mojadas será bastante peligroso pasar por aquí.

Poco más adelante llego a una zona por la que hay que escalar por las rocas; bueno, hay que escalar si vas en sentido contrario, hacia el Portús; en el sentido que yo voy, lo que hay es que bajar por las rocas con mucho cuidado.


Paso junto al borde de un alto acantilado y asomo la cámara fotográfica para hacer una foto de la orilla. Mientras tanto, ya empieza a salir el sol por encima de El Roldán y Aguilones (en Escombreras).

Encuentro un pequeño refugio en la roca, como una pequeña cueva, mirando hacia el Este, que  además de refugio sirve también de mirador de toda esta parte de costa y además a mí me ha coincidido con la salida del sol: bonito espectáculo. Pero no puedo pararme mucho tiempo.

Lo siguiente que encuentro tras este refugio es otra cadena atornillada a la roca, en esta ocasión para ayudarse a subir por la roca (de nuevo si es que vas en sentido contrario al mío) aunque a mí también me ha ayudado a bajar por la roca desnuda.

Y ahora toca la subida al collado de La Aguja, por un barranco empinado y lleno de vegetación. Aunque la senda (más bien la zona para pasar, porque senda hay poca) va por las zonas de rocas y de menos vegetación. Empieza a calentar el sol aunque menos mal que hace un poco de aire refrescante. Estamos en la ladera nordeste del Cabezo de la Aguja y desde aquí podemos ver las dos construcciones militares en forma de pequeñas casas de piedra.


Llegada al Collado de la Aguja y ya se ve un poco la bahía de Cabo Tiñoso. En este punto, el GR92 continúa de frente, bajando hacia Cala Aguilar; a la derecha tenemos la senda que sube a la Muela y a la izquierda otra senda que sube al Cabezo de la Aguja. Ésta última es la que tomo para llegar hasta la casa más baja. Antes de ella hay un aljibe de agua potable (según dice el cartel que hay puesto) aunque no lo es tanto debido a la gran cantidad de basura que la gente poco responsable ha tirado en su interior: mejor no probarla.

En la casa hay una mesa y algunas sillas, velas y un cuaderno de bitácora (donde dejo hecho un apunte) y una chimenea con leña. Buen sitio para descansar o pasar una noche. Salgo de esta casa y sigo subiendo, monte a través para alcanzar la cumbre y la segunda casa, que es la que llaman la Casa del Comandante. Al llegar a su puerta veo que hay una senda que llega hasta allí, justo por el lado contrario por donde yo he llegado.

La verdad es que desconozco la finalidad militar que tenían estas dos construcciones; ésta última podría ser de vigilancia; la otra más baja podría ser la casa donde vivían los vigilantes. Y es verdad que desde este punto se puede vigilar bien todo el horizonte... o simplemente contemplarlo.

Bajo de esta casa, ahora sí por la senda que lleva a la otra más baja y hasta el collado y tomo la otra senda que sube a La Muela, que llaman la senda del inca. Es una senda pedregosa, zigzageante y... empinada. Las mejores vistas desde esta senda son hacia Cala Aguilar (tengo que bajar ahí otro día porque hoy ya no hay tiempo para ello) y el Cabezo de la Aguja, con sus dos casas (la casa del comandante, en la cumbre), y ya desde más arriba, Cabo Tiñoso con sus 3 baterías de costa.

Pasamos junto a lo que pienso que es un puesto de cazadores (una construcción de piedras) y también desde un punto del recorrido también podemos ver, a lo lejos, un curioso agujero en las rocas de La Muela.

Termina la senda en un collado, al pie del Cabezo Colorado, y frente a las paredes rocosas de la parte meridional del macizo de La Muela. Continúo por la senda que ahora se mete por una pinada (cuya sombra ahora es de agradecer) y se dirige hacia el Este hasta acabar en una pequeña explanada en el camino que baja hasta la Ermita de la Muela.

Podría haber tomado este camino directamente para empezar a bajar pero en vez de eso, tomo la senda que sube a la cumbre, hasta la escalera metálica (bien conocida por todos los que vienen por aquí). Son 45 escalones (más luego otros dos en la roca) que te acercan más de 10 metros de altura hasta la cumbre. Al llegar arriba de la escalera, todavía hay que seguir subiendo, hacia la izquierda por una zona rocosa aunque con muchas sendas por ella, hasta llegar a la cumbre de La Muela, donde están las rotas antenas y al lado, el vértice geodésico.

Siguiendo por las antenas, junto a la antena más oriental hay una senda que, después de un buen trozo por esta planicie rocosa, se gira hacia el Norte y comienza a bajar. Se interna en otra pinada y baja hasta llegar al manantial de agua y la Ermita. Por el camino encuentro una pequeña cueva con algunas mantas y una botella de agua (¿vive alguien allí?). También hay un par de grandes agujeros junto a la senda; no son muy profundos (si te caes puedes salir) pero si te caes en ellos también te puedes hacer daño así que ¡cuidado!.

El agua del manantial está bastante fría y muy rica y aprovecho para beber y llenar mi botella; puedes beber de ella en confianza. Está junto a un estanque donde hay algunas ranas aunque el agua (canalizada por una fina tubería) no cae dentro del estanque sino fuera de él. Junto al estanque, la casa y la Ermita de La Muela, ahora cerrada aunque con algunas flores secas en la puerta, y puedo ver su interior a través de la verja metálica.

Después comienzo la bajada por la pista hasta llegar a un punto (a unos 700 metros de la ermita), donde sale una senda a la derecha, en donde hay un cartel informativo de la propiedad particular de este monte y también donde hay una zona de pinos quemados. Sigo bajando por esta senda que lleva hasta el Portús, por las crestas de los montes.

Por el camino me encuentro primero con un senderista que va a subir hasta la cumbre de La Muela por la senda del manantial y bajar luego por la escalera (justo al revés que yo), y poco más abajo con otra pareja que también quieren subir a la Muela, si llegan, pues ya hace bastante calor y dicen que lo mismo se dan la vuelta antes de llegar.

La senda acaba en la carretera asfaltada, junto a la rotonda que da acceso a las playas y camping de El Portús. Por aquí pasa también el GR92, que viene de Las Escarihuelas y el Pico de la Estrella. Siguiendo por él, por la carretera asfaltada, llego al punto de partida.




Altitudes: Salida:  11 mts;  Máxima: 545 (546) . mínima: 11 ;  media: 241 .
Pendiente  Máxima: 50.3 %. Media:  14.6 % . Desnivel acum.: 708
Distancia:  9,9 ktms.