miércoles, 26 de junio de 2013

Senderismo por el Collado Bermejo en Sierra Espuña

Ruta senderista por el corazón de Sierra Espuña, ascendiendo hasta el Collado Bermejo.

Partimos de la Fuente del Hilo, donde hay un restaurante y una zona de aparcamientos donde dejamos el vehículo. Nos acercamos hasta la acequia de agua y seguimos por la senda que hay junto a ella. Es una alternativa más agradable que por la pista forestal, pues vamos escuchando y viendo el riachuelo de agua y vamos a la sombra, entre abundante vegetación, que hoy es de agradecer aunque de momento el sol está tapado.

De vez en cuando vemos alguna rana en el "hilo" de agua y una gran telaraña en la boca de una poza de agua. Junto al canal de agua hay una tubería  semienterrada que también debe llevar más agua pues en algún punto tiene alguna pérdida que forma un gran charco.



Cuando ya se acaba la senda y la acequia desaparece bajo tierra, tenemos que subir un poco hasta la pista forestal y continuar por ella.

Pasamos a unos metros del refugio Fuente del Sol, pero no nos acercamos hasta él. La pista sigue ascendiendo y en un punto de la misma tomamos un atajo (a pesar de estar marcado con una gran X de PR) para acortar el recorrido, pero a costa de usar una senda bastante empinada y poco marcada; pero alcanzamos de nuevo la pista y ya no tomamos más atajos (aunque los hay) y seguimos zigzagueando por ella hasta alcanzar las ruinas que quedan de la Casa de Las Labores.

Desde aquí tenemos unas buenas vistas panorámicas que llegan hasta el embalse de la Rambla de Algeciras, más allá de la Sierra de la Muela, aunque esta tarde no se ve con suficiente claridad. Por el Oeste, y visible en casi todo el recorrido, el Morrón de Espuña con algunas de las antenas militares.

Desde este punto seguimos por la carretera asfaltada que sube hasta el Collado Bermejo, que es nuestro techo el día de hoy. Aquí tenemos otro buen mirador desde el que se ve mejor el Morrón de Espuña y la parte de Sierra Espuña del lado de Totana.

Desde este collado parte una senda hacia el Este, que está indicada en un gran cartel informativo como el sendero de la Umbria de Peña Apartada, PR MU-59 que es el que vamos a tomar para volver. Comienza como una pista forestal ancha de tierra pero unas decenas de metros más adelante dejamos la pista y tomamos la senda que sale a la derecha y que sube un poco por la ladera del monte.

La pista (que tiene el mismo nombre que la senda) y la senda transcurren más o menos paralelas en la misma dirección, la pista por abajo y la senda bastante más alta; la ventaja es que por la senda hay más vegetación y por lo tanto más sombra que falta hace ahora que el sol se ha destapado aunque ya, bien avanzada la tarde, no calienta en exceso.

Por el camino vemos algunos arruis (anteriormente también habíamos visto un rebaño de ellos a cierta distancia) pero no conseguimos hacerles fotos pues se esconden rápidamente entre la pinada y la vegetación (lo único que sí vemos -y pisamos en más de una ocasión- son sus excrementos). En algún momento también oímos ruidos abajo de la senda, en la ladera del monte y suponemos que serán ellos aunque no los vemos.

La senda, como puedes ver en el gráfico de la ruta, va casi horizontal durante varios kilómetros y sólo al final desciende con bastante pendiente durante un par de kilómetros todo lo que habíamos subido pues pasa de 1130 a 845 metros, hasta alcanzar la pista forestal que iba bajo ella.

Seguimos ahora ya por la pista en dirección al Centro de Visitantes Ricardo Codorniú y la dejamos enseguida para tomar a la izquierda, en un área de acampada "Campamento de Exploradores", donde hay una gran explanada con cocinas y mesas y sillas de piedra. Poco más abajo pasamos junto a una casa que no pone lo que es, aunque sí hay una gran piedra con un hueco lleno de agua y un letrero que dice que es un bebedero y que no se ensucie el agua.

Bajando por esta senda, que resulta ser el sendero local SL-MU 1 llegamos hasta unos grandes escalones construidos en piedra, aunque no con la medida, digamos, estándard (como si hubieran sido hechos para gigantes), pues son demasiado anchos y altos.

Finalmente, otro tramo de escalones (éstos más normalitos) nos llevan hasta el Restaurante de la Fuente del Hilo, justo a la hora de la comida de los jabalíes que habitan en sus proximidades: del monte bajan a comer el maiz que les echan, una manada de jabalíes con al menos una docena de jabatillos pequeños aunque éstos últimos no se les ve comer, aún son demasiado pequeños.




Altitudes: Salida:  751 mts;  Máxima: 1198 (1201) . mínima: 751 ;  media: 1033 .
Pendiente  Máxima: 33.5 %. Media:  9.3 % . Desnivel acum.: 465
Distancia:  12,12 ktms.