lunes, 29 de abril de 2013

Torre de Santa Elena

La torre defensiva de Santa Elena se encuentra situada en el extremo oriental de las costas de La Azohía, en la Punta de La Azohía, al pie del cabezo de La Panadera, a unos 70 metros de altitud. Es la única torre de costa que aún queda en pie en Cartagena.

Es también conocida como torre de La Azohía y en algunos escritos antigüos como Torre de Santa Catalina.

Fue construida entre los años 1556 y 1598, según los planos del ingeniero militar de origen italiano Juan Bautista Antonelli (que trabajó junto al virrey de Valencia Vespasiano Gonzaga, en el reinado de Felipe II).

Tiene forma hexagonal y está construida en mampostería, con un ligero escarpe troncocónico en la base y la parte superior a plomo. Consta de dos plantas, con techo abovedado y aljibe. Ambas plantas y la cubierta de batería están comunicadas por una estrecha escalera de caracol.



Durante esta época (siglos XVI y XVII) se construyeron varias torres defensivas además de ésta de Santa Elena, dotándoselas también de armamento defensivo, según la idea del emperador Carlos I para defender la costa mediterránea, y que fue llevada a cabo por su hijo y sucesor Felipe II.

La función principal de la Torre de Santa Elena era la vigilancia del tráfico marítimo y la defensa frente al ataque de piratas berberiscos, en cuyo caso, y para que la población pudiera refugiarse a tiempo, se hacían avisos desde la misma, bien con humo si era de día o con fuego si era de noche.

Fue reformada en el siglo XVIII y permaneció en activo hasta el siglo XIX, cuando empezó a perder su valor militar. A mediados del siglo XIX pasó a depender del Cuerpo de Carabineros.

 
Actualmente la torre de Santa Elena está catalogada como Bien de Interés Cultural por el Patrimonio
Histórico Español. Ha sido reformada recientemente y se ha habilitado un mirador frente a ella.