viernes, 5 de abril de 2013

Senderismo por la Morra Tallante

Aunque el día amanece gris y nublado, decido salir a hacer esta ruta, pues ayer también amaneció igual y a media mañana se levantaron los nubes y quedó un excelente día claro. Pero hoy no iba a ser igual.

La ruta comienza en el pueblo de Perín, donde me encuentro a un montón de otros senderistas que han venido a hacer una ruta parecida a la mía y no hay mucho sitio para dejar el coche. Sigo por la carretera E-16 en dirección a la E-22 que va a La Azohía e Isla Plana.

Al llegar a este cruce, tomo a la derecha por una carretera asfaltada. Poco más adelante se llega a un cruce del camino éste con la Rambla de Barbastre. En este cruce, coger a la derecha para seguir por el cauce de la rambla. La rambla va ascendiendo (según el gráfico de la ruta), pero realmente apenas se nota la pendiente.


Llego a otro cruce donde hay que tomar a la izquierda. Poco más adelante hay una casa en ruinas junto al camino y a la izquierda en la ladera del monte un gran pino centenario al que me dirijo para verlo de cerca. Vuelvo al camino y aquí es donde empieza la verdadera y empinada subida.

Este camino acaba en un collado donde puedes tomar a la izquierda o la derecha. Mi ruta es por la derecha, pero tomo a la izquierda para alcanzar una cumbre cercana. Como no hay nada para ver (apenas se ve un poco la ladera de la montaña), vuelvo al collado y sigo con la ruta prevista, para intentar alcanzar la cumbre de la Morra Tallante.

El camino acaba en una cumbre y ya empieza a bajar hasta el Rincón de Tallante, pero desde ese mismo punto sale una senda (más o menos visible) que es la que espero me lleve a mi objetivo. Hace un tiempo, en una ruta que hice en bicicleta decía que quería subir a esta cumbre pero no sabía si había alguna senda para hacerlo. Hoy la he descubierto.

Tras una serie de subidas y bajadas por las diversas cumbres, al final llego a la cumbre de la Morra, tras superar una última pendiente también muy empinada. Por esta senda me he encontrado con un zorro, al que no he podido fotografiar y también hay bastantes perdices.

En la cumbre acaba la senda y no veo que tenga continuidad por otro sitio (aunque como digo, tampoco es que se vea mucho), por lo que posiblemente esta es la única senda para subir y ahora tengo que volver por el mismo sitio.

A la vuelta veo a lo lejos, por el camino que usé para subir a la cumbre de la izquierda, un grupo de senderistas que posiblemente sean los que dejé en el pueblo antes de salir.

La bajada la hago por otro camino que tiene su fin enfrente de la Iglesia de Perín, tras pasar por el diseminado de Los Blases. Desde la iglesia, tras visitar la fuente, el monumento a un médico perinero ilustre y otro con motivos marineros, y por la carretera asfaltada, vuelvo al lugar donde comencé esta mañana.

No se han quitado las nubes en todo el tiempo y había bastante humedad en el ambiente y en el suelo, que estaba resbaladizo en muchos lugares. No he podido hacer, por tanto, fotos buenas del paisaje por lo que, como digo siempre, habrá que volver otro día.



Altitudes: Salida:  211 mts;  Máxima: 439 mts. mínima: 205 mts. ;  media: 322 mts.
Pendiente  Máxima: 21.4 %. Media:  6.7 %
Distancia:  9.21 ktms.