jueves, 7 de marzo de 2013

Cartagena: Hundimiento del buque "Castillo de Olite"

Tal día como hoy, 7 de Marzo, del año 1939 a las 11 de la mañana, se produjo el hundimiento del buque de transporte de tropas "Castillo de Olite" frente al puerto de Cartagena al ser alcanzado por los disparos de la batería de costa de La Parajola.

La Guerra Civil Española estaba ya próxima a su fin y los ejércitos del General Franco ocupaban las últimas posiciones de lo que hasta entonces se llamó "Zona Roja". Solo le quedaba por conquistar la Plaza Fuerte de Cartagena, bien protegida por sus numerosos castillos y baterías de costa y teniendo aquí su base todos los buques de la Marina de Guerra Republicana.

Fue entonces cuando prepararon un ataque por mar. La noche del 5 al 6 de Marzo de 1939 el buque "Castillo de Olite" embarcó en el Grao de Castellón a varias unidades de la "83 División", mandadas por el General Pablo Martín Alonso.


También embarcaron dos batallones del "29 Regimiento de Zamora", mandados uno por el Comandante Victor Martínez y el otro por el Comandante López Cantí y una sección de transmisiones.

El barco lo gobernaba un capitán de la Marina Mercante, estando el mando militar en el Alférez de Navío Lazaga.

Para su desgracia, tenía la radio averiada y estaba incomunicado por radio con el general de la División, que navegaba en el minador "Vulcano".

El día 7 de Marzo, el "Castillo de Olite" fue avistado por la batería de costa de La Parajola, al mando del capitán republicano Martínez Pallarés. Desde la Isla de Escombreras le hacen señales para que vire en redondo y se aleje, pero no fueron entendidas.

 La Parajola hace un primer disparo de advertencia y el buque intenta entonces meterse entre la isla de Escombreras y tierra (para cubrirse del tiro de la batería), encallar y hacer saltar a los hombres a tierra. Pero un disparo hecho desde la Batería de San Leandro le hace desistir de esta maniobra. Es entonces cuando desde La Parajola se hace un segundo disparo a proa y un tercero que da en el blanco y lo hace estallar, hundiéndose rápidamente.

De los 2.112 ocupantes mueren un total de 1.476  bien en la explosión o ahogados. Hay también 342 heridos. 294 fueron hechos prisioneros y trasladados a la Iglesia Parroquial de Fuente Álamo donde permanecieron cautivos hasta el final de la guerra. Algunos logran salvar sus vidas llegando a tierra a nado.


El comandante López Cantí fue precisamente uno de los supervientes que logró llegar a nado al pueblo de Escombreras.

Más información sobre este buque aquí.

Fuente: Cartagena Siglo XX. Efemérides Breves.