miércoles, 27 de febrero de 2013

Senderismo por el Cabezo del Moro en Perín

Acompáñame y vamos a darnos un paseo por el Cabezo del Moro de Perín y las cumbres adyacentes del Cabezo de Los Rodados. Es una ruta corta y muy bonita, sobre todo si el día está claro y puedes ver hasta las islas del Mar Menor.

Empieza el recorrido en el aparcamiento del cementerio de Perín, junto a la explanada donde en las fiestas patronales hacen las corridas de toros y vamos a buscar el camino que pasa por detrás del cementerio y lo tomamos hacia la izquierda. El Cabezo del Moro es esa pequeña colina que tiene una cruz en lo alto.

Paso junto a una casa con su perro correspondiente. Menos mal que está detrás de una valla y, por esta vez, me alegro que esté la valla y que no tenga ninguna discontinuidad, pues a éste no parece gustarle mi presencia ¿o será porque es muy temprano y está de mal humor?.


Tras la casa, el camino termina y hay que cruzar un bancal hasta llegar a la senda. No es mucha distancia y, como no está labrado, se puede pasar con facilidad.

Una vez llegas a la senda, ésta empieza a subir con bastante pendiente en algún tramo, pero la suerte es que acaba enseguida y en poco tiempo ya estás en la cumbre y en la cruz (en esto me recuerda la subida al Cabezo de la Cruz del Estrecho, pero sin el Vía Crucis).

Y ya en la cumbre, pues a contemplar las vistas panorámicas, desde Sierra Espuña, por el Oeste hasta el Mar Menor por el Este. Este es uno de los atractivos que le he encontrado a esta ruta: que con un poco de subida y en poco tiempo, llegamos a un buen observatorio del campo y montañas de Cartagena y si no hemos elegido bien el día y las vistas no son todo lo buenas que quisiéramos, pues volvemos a intentarlo otro día, con poco esfuerzo.

El otro atractivo es que hay una senda (que inicia en la parte derecha de la cruz) y que recorre todas las cumbres adyacentes del Cabezo de los Rodados por lo más alto, por las cumbres, como a mí me gusta. Aunque quizás en el mapa de satélite no se aprecia bien, pero te aseguro que la senda está, y bien visible y siguiéndola llegas hasta el extremo oriental de esta sierra.

Eso es precisamente lo que yo hice. Además es relativamente fácil y cómoda, por lo que la excursión es ideal para toda la familia, incluido niños, que seguro disfrutarán también mucho de ella.

Tras varias subidas y bajadas llegamos al extremo final de esta mini-sierra y es precisamente ahí, en la última bajada donde se pierde por un momento la senda, pero ya solo queda atravesar la pinada y un bancal para llegar hasta el camino.

Cosas que he visto por esas cumbres: una especie de águila que a duras penas que conseguido fotografiar; una buena pinada en las laderas de la cara Norte, para pasar un buen día de campo; unos pinos enfermos con la llamada "procesionaria" y, precisamente una explicación de ese nombre: sobre una zona hormigonada, un montón de estos gusanos unidos entre ellos, en "procesión".

Llegado abajo, al camino, tomo a la derecha hasta llegar a la carretera asfaltada y sigo a la derecha para regresar al cementerio. Atravieso un acueducto de los Canales del Taibilla, que parte de un gran depósito de agua (hay dos "acueductos" más, hacia el sudeste, el más conocido que es el que cruza por la carretera que lleva a Perín desde Cuesta Blanca, y otro que se queda más allá, en una rambla).

Como el paseo me ha sabido a poco, a la vuelta a casa paro de nuevo para hacer un pequeño recorrido fotográfico circular de la torre del Moro (hoy va de "moros" la marcha), el molino del Tío Jarapa, en Cuesta Blanca y un par de molinetas americanas que hay por los alrededores.





Altitudes: Salida:  194 mts;  Máxima: 291 mts. mínima: 165 mts. ;  media: 216 mts.
Pendiente  Máxima: 20.2 %. Media:  6.0 %
Distancia:  3.93 ktms.




No hay comentarios: