miércoles, 13 de febrero de 2013

Calzada Romana de Portman

La Calzada Romana de Portmán que hoy en día podemos contemplar y por la que podemos pasear, transcurre entre la carretera que va al Faro de Portmán y Playa de Lastre y la carretera que une Portmán con Los Belones y el Campo de Golf de La Manga, por el llamado Barranco del Moro.

Aunque este recorrido tiene una longitud de poco más de un kilómetro, el trozo de Calzada que se conserva es de unos 500 metros, siendo el tramo más largo de calzada encontrado en Cartagena.

Su anchura estimada es de unos 3 metros, aunque no se puede determinar con exactitud pues en uno de sus laterales se encuentra una tubería de agua (que va hasta el campo de golf) y la otra orilla ha sido erosionada por la rambla y por diversas obras y reformas realizadas.



Esta calzada comunicaba la Sierra de la Unión (y en concreto el puerto y poblado de Portmán) con Cabo de Palos, siendo el principal punto de enlace con el Mar Menor. Sus inicios podrían remontarse a época preromana, ya que éstos solían aprovechar caminos ya existentes para crear ellos sus calzadas.

En la época romana, toda esta zona tuvo un gran auge económico, basado principalmente en las importantes explotaciones de plata de La Unión y de plomo, cobre y estaño de Cabo de Palos, la fabricación de conservas de salazones (garum) y la industria y comercio del esparto, resultando ser esta Calzada la principal via de distribución y comercio de estos productos.

Portmán era en esa época uno de los principales puertos de la Península Ibérica, donde los romanos llegaban para embarcar vino, aceite y salazones, que eran transportados en ánforas hasta Roma.

Junto a esta calzada se encontraba la Villa del Paturro (situada en lo que hoy son las afueras de Portmán en dirección Los Belones), cuyos restos fueron descubiertos en 1969. La actividad principal de esta villa parece ser que era la producción industrial del garum.