miércoles, 2 de enero de 2013

Senderismo por las Baterias de Navidad



Hoy ha sido un corto, pero no breve, recorrido por las diversas baterías de costa de la parte occidental de Cartagena, las que están en la punta de la Podadera, junto al Faro de Navidad.

Son las baterías de San Fulgencio (o del Collado), las del General Fajardo (son 3) y La Podadera, además del Fuerte de Navidad.

Hace poco que puse en este blog otro post de otra vez que hicimos una ruta parecida hace ya unos años. En aquella ocasión subimos primero al castillo de Galeras y luego bajamos a estas baterías. Nos acompañaba el cronista de Cartagena Juan Mediano Durán.

Pero como no tenía buenas fotos de aquello, y como estoy haciendo últimamente, he repetido
la ruta para hacerle fotos y que puedas verlas.

En esta ocasión comienzo en el camino que sube a las baterías y que sale a la derecha desde la carretera que lleva al faro de Navidad, una vez pasadas las instalaciones de Navantia. Este camino está cortado con una barrera para que no pasen vehículos (pero sí gente andando y... muchos ciclistas).

La primera batería es la de San Fulgencio o del Collado. Para llegar a ella hay que desviarse a la derecha del camino que sube a las otras. Poco queda de esta batería y pocas fotos he podido hacer de ella, pues está casi en ruinas. Lo mejor es que está al borde de un gran acantilado (me gustan los acantilados), enfrente de la desembocadura de La Algamecha Chica.

En una roca que emerge del agua descansan varios pájaros. Creo que son cormoranes.

Vuelvo al camino de subida, en el que me encuentro a varios ciclistas que suben y otros que bajan. En poco tiempo estoy en las baterías de Fajardo y lo primero que visito es el acuartelamiento. Paso al interior del patio y subo a la primera planta. Lo recorro al completo por si otra vez que vuelva ya no puedo visitarlo.

Luego recorro las 3 baterías: la número 1, más a poniente; la 2, en la parte central, frente al cuartel y la número 3 en la parte oriental.

Por una senda bajo hasta la punta de la Podadera, hasta el antiguo faro. Paso a su interior y subo a la terraza. Desde ahí se ve muy bien toda la batería de la Podadera, un poco más abajo. A ella me dirijo a continuación.

Visito sus interiores, provisto de linterna y, aunque dicen que hay túneles que bajan hasta casi el nivel del mar (eso nos contaron en la otra excursión), yo he bajado todo lo que he visto pero no me ha llevado a ningún sitio. Menos mal que la linterna no me falla porque no sé cómo volvería a salir de los sitios por donde me he metido sin su luz.

Lo más llamativo de esta batería (para mí) es la enorme pared construida sobre los acantilados.

Sigo bajando por otra senda hasta el proyector de La Podadera y desde aquí se ve mejor aún la pared a la que me refería antes. Y ya que estoy aquí, pues termino bajando hasta el nivel del mar, que está un poco más abajo, para tocar el agua. Así que he bajado desde lo más alto a lo más bajo de esta punta de La Podadera.

Subo por la senda y luego camino que lleva hasta la zona del Espalmador Grande, pero a la altura del Fuerte de Navidad lo dejo para bajar monte a través hasta este antiguo fuerte y torre, restaurado hace poco y convertido en museo.

Un grupo de niños están haciendo unas actividades de piratas. Paso junto al Fuerte para bajar hasta el extremo del espigón del faro de Navidad, donde se encuentra la Cueva de los Aviones. Según parece, en ella han encontrado restos del hombre de Neanderthal . Ahora hay una imagen de la virgen en su interior, pero no puedes acceder a la cueva si no es mojándote y hoy no me apetece.

En esos momentos un velero sale del Puerto de Cartagena. Llego por el espigón hasta el faro de Navidad, desde donde se ven muy bien las baterías del otro lado de la bocana: San Leandro, San Isidoro y Santa Florentina, Santa Ana y en la punta, Trincabotijas alta y baja. En lo más alto, el castillo de San Julián.

Al pasar por el muelle del Fuerte de Navidad, el barco turístico atraca para cargar a los niños que estaban de visita en su interior. Un poco más allá, el club naútico "El Chalet" supongo que llamado así porque aquí había un chalet y una casa de baños en los años posteriores a la Guerra Civil, donde solían bañarse los cartageneros.

Llego justo en el momento que un pescador saca un pequeño pulpo que se resiste a su destino.

Sigo el camino de vuelta y paso junto al antiguo Museo de Arqueología Marítima (ahora está en el puerto, el Arqua, por donde está la terminal de cruceros). Poco más adelante, los dos enormes túneles de repuestos excavados en el monte. Enfrente de ellos,  el Espalmador Grande, ahora lleno de pequeños barcos de recreo. Y un poco más adelante, el aparcamiento donde empecé este recorrido.





Altitudes: Salida: 9 mts;  Máxima: 79 mts. mínima: 0 mts. ;  media: 32 mts.
Pendiente  Máxima: 32,6 %. Media: 8.4 %
Distancia: 5.22 ktms.