domingo, 16 de diciembre de 2012

Senderismo por las baterias de La Cortina


Hoy te propongo un recorrido por las diversas baterías que están ubicadas en las proximidades de Cala Cortina: San Leandro, San Isidoro y Santa Florentina, Santa Ana y Trincabotijas.

Te recuerdo que toda la información y fotografías de las baterías de Cartagena, la tienes accesible en esa página.

El coche lo dejo en el aparcamiento de Cala Cortina y desde allí me dirijo hacia el comienzo la pista (cerrada con una puerta de hierro pero que sí deja pasar a peatones y ciclistas) que asciende hasta el Castillo de San Julián, para visitar la primera de ellas: Trincabotijas Baja. Hasta ella se llega por un amplio camino, un poco ascendente.

La parte más baja está cerrada con una puerta de hierro y no se puede acceder por lo que
vuelvo y asciendo un poco más para llegar a la parte superior, que sí es accesible.

Recorro las distintas instalaciones y bajo por una rampa de cemento zigzagueante a ver lo que fue el proyector de Trincabotijas, que está mucho más bajo.

Termino de ver y recorrer esta batería y voy a por la segunda: Trincabotijas Alta o Comandante Royo. Para ello continúo por la pista asfaltada que sube al castillo y, queriendo atajar un poco de camino, a la altura de una plataforma metálica  a la que se accede por unas escaleras también metálicas, subo monte a través, intentando encontrar alguna senda inexistente o al menos, los claros entre la vegetación. Lo que consigo como premio son unas pocas heridas en la pierna por un golpe con un arbusto espinoso. Más o menos es el perfil de esta foto, desde la derecha, donde está la plataforma, hasta arriba a la izquierda, donde está la batería.

Consigo llegar a Trincabotijas Alta, que está mucho más deteriorada y en estado ruinoso, aunque aquí las vistas son mejores.

Algo sí que han reparado: han hecho un mirador con barandillas de madera y han tapiado muchas puertas y huecos para que no se pueda acceder al interior de la batería (supongo que por peligro de derrumbamientos).

Subo a una edificación que está en alto por el peor sitio: una pendiente elevada y rocosa (en el centro de esta foto se ve la edificación y por dónde subo; al fondo el Castillo de San Julián), para descubrir que, a la espalda de esta edificación pasa el camino de tierra.

En su interior hay un agujero en el suelo con una escalera metálica rota que baja hasta no sé dónde (¿quizás algún pasadizo secreto para llegar o salir de aquí?).

Ahora sí que tomo el camino para bajar y volver hasta el aparcamiento de Cala Cortina y sigo por el camino peatonal que rodea el monte con el túnel y luego por la carretera, hasta llegar a la batería de San Leandro, que está próxima al muelle de la Curra.

Poco queda de esta batería tan antigua y hay más basura que otra cosa. Quizás que haya sido por eso, para evitar que se sigan deteriorando (bueno, que las sigan deteriorando), que las próximas que visito se encuentran valladas y no se puede acceder hasta ellas: San Isidoro y Santa Florentina y las dos de Santa Ana; la acasamata y la Complementaria, más arriba.

No solo están valladas sino que también las han restaurado y desde fuera tienen un buen aspecto. Hace muchos años, cuando aún eran accesibles, sí que las visité por dentro.


Y ya en esta última batería de Santa Ana termino la visita, pues estoy de nuevo en el aparcamiento.

Ha sido una ruta corta y fácil (si no hubiera sido por mi empeño en subir por donde no debía), lo único, eso sí, con amenaza constante de lluvia que finalmente no ha llegado.




Altitudes: Salida: 19 mts;  Máxima: 121 mts. mínima: 5 mts. ;  media: 42 mts.
Pendiente  Máxima: 33,9%. Media: 10.4 %
Distancia: 6.82 ktms.