lunes, 5 de noviembre de 2012

El Cabezo Gordo

 El monte llamado Cabezo Gordo es un cerro calizo que sobresale, solitario, como elemento paisajístico en la llanura sedimentaria del Mar Menor. Se encuentra situado en el término municipal de Torre Pacheco.

Tiene su origen sobre el Triásico, es decir, hace aproximadamente 230 millones de años. Las fuerzas orogénicas o fuerzas internas de la tierra que provocan la elevación de las montañas hicieron que surgiera el Cabezo Gordo en medio de la llanura aluvial.

Las rocas que componen el Cabezo Gordo tienen
su origen en el fondo del mar. Alli, hace millones de años se fueron depositando arenas, gravas y diversos minerales. Con el paso del tiempo se convirtieron en lo que se conoce como rocas sedimentarias.

El color rojizo de esta mole rocosa se debe a que sus rocas están impregnadas por óxidos de hierro. Este elemento es relativamente abundante en el corazón de la montaña, por ello a principios del siglo XX las explotaciones mineras en busca de hierro hurgaron las entrañas del Cabezo Gordo, dejando tras de sí numerosas cuevas, galerías y simas artificiales que ampliaron o dejaron al descubierto otras de origen natural como la Sima de Las Palomas

Los restos de la actividad minera aún pueden observarse en forma de enormes pedreras en la ladera sur. Fruto de las antiguas extracciones mineras son también las numerosas galerías que alberga su interior. Estas cavidades, además de otras naturales, es el hogar de la fauna más destacada de este espacio natural protegido, los murciélagos, presentes en la llamada Cueva del Agua.
En la actualidad existe una actividad extractiva en la ladera norte, de la que se extraen áridos y roca para la construcción.

En cuanto a las especies  vegetales más significativas que habitan en sus laderas tenemos el cornical y el lastonar, especies protegidas a nivel regional y adaptadas a zonas de extrema aridez.

El Cabezo Gordo está declarado Paisaje Protegido por su interés biólógico, paisajístico, paleoantropológico y cultural.