martes, 13 de mayo de 2008

La Azohía

La zona de La Azohía estuvo poblada desde el Paleolítico, y en la época romana importantes factorías de salazón se unieron a la pesca y a la agricultura para crear, en todo el litoral del golfo de Mazarrón una viva actividad económica que se prolongó más allá de la desaparición del Imperio Romano. Durante la época musulmana, debieron mantenerse, al menos parcialmente, estas actividades. Todo cambia tras la conquista cristiana. La inseguridad general, especialmente acusada en las proximidades del mar, la falta de gente para repoblar las propias ciudades, hace que la costa quede desierta. La vegetación silvestre ocupa los antiguos terrenos de cultivo y ni siquiera los pastores se atreven a acercarse al mar con su ganado. Sin embargo, la pesca del atún a gran escala, de gran importancia económica, hace que los pescadores con base en la ciudad de Cartagena, se arriesguen a llegar todos los años a La Azohía. Para la protección de la almadraba y para impedir el desembarco de corsarios en la ensenada próxima, se levantó la torre, que en el siglo XVI ya se encuentra disparando contra las galeotas berberiscas.

El gran cambio de la situación se produjo a finales del siglo XVIII, tras las Reales Provisiones de 1768 y 1770 que dictan las normas para el reparto de tierras comunales entre los agricultores. Las tierras de La Azohía, hasta entonces de uso común para todos los vecinos de Cartagena, pasan a ser repartidas en 58 «suertes» de distinta extensión, con un total de 464 fanegas.

Es entonces cuando tiene lugar la auténtica «colonización» de La Azohía: se desmontan y roturan tierras, (desaparecen las pinadas), se trazan caminos y se establece un núcleo estable de población que vive de la agricultura y de la pesca. A estas actividades se unirá la minería (hierro en Peñas Blancas) a finales del siglo XIX, con una historia difícil que se extinguirá definitivamente en 1963. Pero en esta década se desatan los grandes cambios que han transformado toda la costa mediterránea: los nuevos cultivos y, sobre todo,el turismo.

El poblado de la Azohía, perteneciente al municipio de Cartagena, de cuya capital dista 24,2 km. tiene una altitud media de 3 m sobre el nivel del mar. Su población no alcanza los 100 habitantes, aunque se ve incrementada en verano por su condición de zona turística con los visitantes que llegan hasta aquí y con los residentes de "segunda residencia".


La rambla de La Azohía es un curso de drenaje que se ubica en el sector suroccidental del Campo de Cartagena y afluye al colector que es la rambla del Albujón. La cabecera del área vertiente de este curso está en relieves como morra del Fraile, morra Tallante, cabezo de los Sevillas, cabezo Negro de Tallante, cabezo Blanco y cerro del Ángel que la rodean al S y al E. Su principal afluente es la rambla de Caveas.
La Azohía